lunes, mayo 31, 2010

...¡y la vida continúa!

Compartir
Siempre hay lugar para la celebración, a pesar de los desastres y el dolor humanos causados por el Volcán de Pacaya y la tormenta Agatha.

Dos niñas que acaban de hacer sus primeras comuniones van acompañadas por su familia. Cruzan la 9a. calle y 5a. avenida de la zona 1, en una ciudad castigada por la arena del volcán y la lluvia de la tormenta.

En esa esquina estaban la Pastelería Las Américas y, a su derecha (sobre la avenida), estaba la Barbería España, donde yo me corté el pelo durante varios años. Sobre la calle, a la izquierda, estaba el Banco del Agro y está el Hotel Panamerican; al final de la cuadra, a la derecha, estaba el almacén El Cairo.

No hay comentarios.: