miércoles, mayo 02, 2007

Linchamiento: imágenes de horror y barbarie

Compartir
Algunos piensan que la aplicación "el derecho consuetudinario" (al estilo de los vapuleos, latigazos y linchamientos que ocurren entre los indígenas guatemaltecos) tiene ventajas sobre la justicia de Occidente porque aquella es gratuita, es rápida y porque permite la participación democrática de la comunidad en el castigo a los delincuentes.

Cuando hace poquito más de un año ocurrieron el horror y la barbarie de unos linchamientos en Sumpango, me impresionaron mucho las imágenes que transmitió la televisión chapina de cómo "la comunidad" acababa, a golpes y en las llamas, con la vida de dos personas. Los vídeos que quiero compartir ahora muestran algo parecido, y no es bueno que usted los vea si no está dispuesto a ver algo repulsivo. Los comparto porque si bien es cierto que la "justicia comunitaria" es "rápida y democrática"; también es cierto que es brutal.

Las imágenes son las de la lapidación de una mujer de origen yazidi que fue apedreada en público por tener relaciones con un hombre sunita. Las imágenes fueron tomadas por un periodista kurdo. El periódico Kurdish Aspect tiene la historia; y también Amnistía Internacional. Gracias a Tom Palmer por el tip.

Los enlaces para los vídeos están aquí; y posiblemente tenga que bajar un Plug-in para verlos.

3 comentarios:

Daniel Mercado dijo...

Esta fascinación por lo originario está llevando a extremos preocupantes. En Bolivia se pretende dar legalidad a la barbarie de la "justicia originaria", con argumentos débiles, románticos o francamente estúpidos, nos intentan convencer de que tienen derecho a llevarnos a la edad de piedra.
Muy buen post, lástima que haya llegado tarde a lo de los videos.

KAIBILGT dijo...

Eso pasa cuando las autoridades no cumplen con su trabajo y protejen al delincuente....

Apollo los linchamientos. ya que es la unica forma en dar Terror a los que nos hacen daño....

Luis FIGUEROA dijo...

La verdad es que no estoy de acuerdo. Los linchamientos no son justicia, y no contribuyen a la paz ni a la convivencia social pacífica. Creo que la administración está obligada a detenerlos.